La Mariposa Gris

Erase una vez una pequeña mariposa gris que vivía en el bosque. Una mañana de primavera fue testigo de un hecho inusual y maravilloso: desde el cielo descendía con admirable fluidez lo que a primera vista parecía ser una gran nube de color naranja. Al acercarse a curiosear, se dio cuenta de que en realidad se trataba de la gran migración anual de las mariposas monarca. Al verlas, la pequeña mariposa gris se quedó admirada, porque, en cierta forma, las viajeras eran un reflejo de lo que ella deseaba llegar a ser: sus alas eran grandes y esbeltas, capaces de recorrer miles de kilómetros, mientras que las suyas eran pequeñas, de forma que sólo le permitían volar unos centenares de metros al día. Y su color: los brillantes tonos anaranjados contrastaban con los negros para darle un inconfundible aire de majestuosidad. En cambio, las suyas apenas mostraban algunos tonos de gris, como recién salida de una charca.

ShareThis