12 jul. 2014

El Flautista de Hamelín

En la ciudad de Hamelín hacía tiempo que nadie era feliz, pues las únicas perdices disponibles eran latas de escabeche. Sólo el Alcalde y sus amigos los concejales podían permitirse el lujo de hacerse traer perdices recién cazadas desde lugares lejanos.

2 jul. 2014

Su primera misión

Ella nunca imaginó de qué manera su primera misión iba a marcar su vida y la de su estirpe. Hacía poco tiempo que se había incorporado a la “compañía” (al gran jefe le gustaba llamarla de esta manera tan críptica) y debido a eso todavía no era muy conocida entre sus compañeros. Tenía que ganarse el favor del gran jefe, así que cuando él personalmente solicitó voluntarios para una arriesgada misión, ella vio una gran oportunidad que no podía dejar escapar.