31 dic. 2013

Biografía

Durante una soleada mañana de primavera broté en una rama intermedia de la copa de un álamo plateado, cerca de la entrada del parque de la ciudad. Esa ubicación fue el resultado de una serie de decisiones importantes. Porque no me considero una de esas que cambian de parecer como una veleta; una vez hecha la elección, ese sería mi lugar para toda mi vida.

¿Por qué en el parque? Esta fue la resolución más fácil, porque en el exterior no había ni una señal de que la madre naturaleza hubiera pasado por ahí. Lo más parecido a un vegetal eran las farolas.

Elegir el árbol ya me costó más; cada especie tiene sus peculiaridades, así que busqué la que más me convenía. Escogí un ejemplar muy resistente y elegante; la resistencia me garantizaba una larga vida y la elegancia… pues quizás haría que esa larga vida fuera más agradable.